Eritrofobia – 10 Buenos Consejos para evitar el miedo a sonrojarse

>>Bienvenida/o a mi página. Empieza a curarte con la “ayuda básica de emergencia” con estos 10 buenos consejos que relato a continuación

Al final de la lectura de este post, te descubriré como puedes obtener mi manual para Combatir tu Eritrofobia, basado en mi experiencia y en mi propia curación.

 

10 Buenos consejos a seguir para evitar el miedo a sonrojarse

Puede parecer estresante, cuando por alguna razón se sonrojan las mejillas, si por ejemplo escuchas una broma sobre tu persona, o cometes un error y eres el centro de atención social. Pero no tiene porqué ser así. Algunas personas se ruborizan en situaciones sociales en las que se sienten avergonzados; otros se sonrojan por ninguna razón en absoluto, lo que a la vez provoca la vergüenza. Algunas personas incluso tienen un miedo intenso a este hecho que es el que tratamos en este blog, llamado eritrofobia. Si sientes que tu rubor aparece o aumenta en interacciones sociales, y requiere soluciones urgentes al problema pues está bloqueando tu actividad normal, sigue leyendo para saber algunos consejos básicos sobre cómo evitar sonrojarse.

Relajación1-Relajación corporal:
Cuando te ruborizas inmediatamente relaja tu cuerpo y tus músculos especialmente hombros y cuello, esto ayuda rápidamente a desvanecer el color rojo. Trata de aliviar la tensión con algún leve movimiento que haga parecer más pesado el cuerpo, como tirando hacia abajo. Mantén la postura erguida y las piernas equilibradas.

Para relajarte, prueba también:
Inhalar y exhalar profundamente.
Sonriendo: Sonreír puede ayudar a disimular la fobia al sonrojo, ya que sonreír hace en cualquier persona que nuestras mejillas enrojezcan naturalmente; nos ayuda a sentirnos más felices y nos ayuda evitar cualquier tipo de ansiedad social.

2- No te fijes al sonrojarte en que sucede tal hecho:
Muchas personas se fijan demasiado en sí en el hecho de ruborizarse, cuando a los demás realmente no le dan tanta importancia, esto empeora la ansiedad social. Las investigaciones muestran que mientras más pensamos en el rubor, más nos avergonzamos. Si puedes encontrar una manera de no fijarte o restarle importancia si alguien te dice algo, lo más probable es que realmente te vas a sonrojar menos!

3- Considera llamar la atención con humor para desviar la atención del rubor:
Si una persona está por ejemplo en una cita y hace algo increíblemente torpe, una manera de que van a salvar la situación es llamando la atención sobre él hecho de forma alegre: “Bueno, eso era torpe Te prometo que no soy más que un medio torpe todo el resto del tiempo! ”Al llamar la atención sobre la torpeza han evitado La incomodidad que por lo general se deja en ese mismo momento.
Obviamente esto no es algo que se puede hacer todo el tiempo y en cada situación, pero lo considéralo una herramienta más. Tu rubor a menudo empeora porque tienes miedo de la gente. Si calmas la ansiedad antes de que otras personas se den cuenta de ello, no hay razón para ruborizarse más.

 

hielos4- Prueba a ensayar ejercicios de pensamientos opuestos al calor:
Esto es con el fin de ayudarte a sentirte más tranquilo y distraer la atención del rubor, por ejemplo:
Imagínate que saltas en un lago helado, buceando hasta el fondo mientras sientes el agua fría sobre tus extremidades y la piel. Te ayudará relajarte.

5- Entender que es el rubor:
Es la sangre fluyendo a los vasos sanguíneos faciales, que generalmente es causada por diversas causas, entre ellas el estrés o la ansiedad social. El rubor provoca enrojecimiento y a veces sudor. Es bastante visible por el hecho de que la cara tiene más bucles capilares y más vasos sanguíneos que otras áreas de la piel, lo que hace sonrojarse.
El rubor puede ser causado también cualquier desazón de tipo “social” sin ser necesariamente fobia social. La mayoría de las personas se ruborizan cuando se sienten incómodos en una situación. Otras personas se ruborizan por ninguna razón aparente. Este tipo de rubor no provocado se llama eritema craneofacial idiopático pudiendo ser tan puntual como las situaciones descritas.
6- Trata de prevenir sonrojarse en primer lugar, si es posible:
Averigüe cuándo te ruborizas normalmente. ¿Es cuando estás enojado, o cuando estás ansioso? ¿Es cuando miras o piensas en una persona especial? ¿Es cuando te ponen en el centro de atención? No necesariamente se trata de evitar lo que te hace sonrojar, pero trata de condicionar tu cuerpo y tu mente para creer que no hay ninguna razón para ruborizarse cuando se presente. Este es el primer paso en la batalla contra el rubor.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA7- No te sientas responsable de sonrojarte:
Hagas lo que hagas, no te sientes responsable de sonrojarte. Es en cualquier caso involuntario pues no deseas hacerlo y en ese momento sientes que no puedes evitarlo (Aunque al finalizar este artículo veremos que Si podemos controlarlo y hacer muchas más cosas para curar este miedo, hasta que desaparezca del todo y de forma permanente. ) . Entrena tu mente para entender que tus pensamientos conscientes no tienen nada que ver con esta respuesta del cuerpo. No eres culpable de nada. Si dejas de sentirte responsable del rubor, hay una buena probabilidad de que te encontrarás sonrojándote con menos frecuencia.
8- Evita los prejuicios en tu mente, observa el lado bueno del rubor:
No sólo el rubor suele ser mucho menos notable de lo que piensas ante los demás, también es útil recordar que la mayoría de la gente se sonrojan por ser lindos, algo tímidos o entrañables. Hay ventajas de tener este colorete natural en ocasiones, tal como sentirse más simpático con su rubor, la gente notará esta diferencia y ayudará también a suavizar cualquier juicio social que alguien pudiera tener.
Y respecto a los juicios algo muy obvio pero útil de recordar: Realmente, No importa lo que piensen de ti, sino lo que Tú pienses de ti mismo respecto a tu rubor, tu cuerpo y tus circunstancias.
bici9- Haz ejercicio vigoroso:
Al realizar ejercicios tu rostro tendrá un tono dérmico rojizo más suave y natural , y bajara tu presión arterial tanto que usted podría llegar a ser efectivamente inmune a ruborizarse, hágalo al menos dos veces por semana entre 30 minutos a 2 horas, este tiempo está basado en la fuerza y el tiempo que lo resuelve cada persona y que es un poco distinto. Incluso si tu enrojecimiento se desvanece, esta inmunidad temporal continuará si sigues realizando ejercicios.
booklibro10- Encuentra técnicas útiles y también ayuda de personas que Ya lo han superado antes:
Procura que tu mente y tu cuerpo se relajen antes de que el rubor sobrevenga, en medio de la meditación o con ejercicios suaves que estés realizando. Estar relajado y en control en situaciones previas a la posible situación estresantes, te ayuda a no sonrojarte.

A este respecto, trata también con el yoga. El yoga es el ejercicio de la mente y cuerpo, es perfecto para centrar sus pensamientos y proporcionar suficiente estimulación física para obtener que la sangre fluya por todo el cuerpo y no sólo en tu cara. Experimente con diferentes tipos de yoga; Encuentre el estilo que mejor se adapta a ti.

Estos 10 consejos son buenos para una leve eritrofobia o miedo al sonrojo, te ayudarán a comenzar en un nivel básico de curación. Pero sí lo que tienes es una Eritrofobia Media/Alta y/o Eritrofobia Persistente, no serán suficientes, y tampoco acabarán de forma permanente con el origen psicológico de esta fobia.En estos casos, es necesario ir a un nivel más Avanzado de Sanación, que asegure solucionar el problema desde la raíz , controlar la conexión mente/cuerpo, asi como desmontar las creencias no saludables.

Recuerda que yo misma pasé este tipo de eritrofobia grave y crónica en el tiempo, y la superé totalmente.

sonrojolibroPuedes leer más acerca de mi manual Combate tu Eritrofobia y las técnicas que empleé para ello aquí.

 

*Atención. Si te interesa obtenerlo, el manual está actualmente en promoción a mitad de su precio normal, date prisa pues mañana podría haber subido a su precio normal!

 

******************************************************************************

Enlace de este post:

Rubor Facial y Verguenza (Eritrofobia) – Causas y Problemas Derivados

avergonzarseEl sonrojo o rubor excesivo debido a un sentimiento de verguenza,  se suele producir superficialmente en la dermis facial y a veces en la zona del cuello y parte superior del cuerpo consiste en un enrojecimiento de la piel de la cara, y a veces también de la parte superior del pecho, y en ocasiones viene acompañado de sudor profuso (hiperhidrosis) y sensaciones de quemazón o ardor.

El proceso del rubor se basa en la capilaridad de sus diminutos vasos sanguíneos, los cuales pueden contraerse o dilatarse según las circunstancias de temperatura externa, pero también de estrés del indivíduo. Cuando se contraen el sujeto aparecerá pálido, mientras que si se dilatan la sangre hará que circule en mayor abundancia, provocando que la piel en apariencia tenga un color más rojo, en una o varias partes de la cara. Esto es lo que se conoce por ruborización, y puede ser natural (ejercicio, calor) o psicológicamente inducida (rubor patológico facial.)

En este último caso, es el sistema nervioso autónomo el que estará implicado, ya que es el que regula la pared de los pequeños vasos, y produce reacciones que tendrán que ver tanto con el consciente emocional como con el subconsciente. (Por eso es importante ir a la raiz psicológica del problema para curarlo a fondo en los dos niveles, y no solo tratar la sintomatología ,que no es más que un reflejo de una causa mayor. )

Otras causas pueden ser:

1. Comidas copiosas, pesadas o picantes. En este caso, habrá distintos niveles de reacción posible dependiendo del individuo.

2. Insuficiencia de estrógenos en la mujer en el período menopaúsico

3. Algunos fármacos que bloquean la actividad de dichos estrógenos, como el tamoxifeno que se usa en cáncer de mama.

4. Fiebre. Este es un ciclo natural del cuerpo para intentar devolver la temperatura normal lo que hace llevando la sangre a la superficie con el fin de que ésta se enfríe.

5. Patología dérmica. Es el caso de la rosácea, que provoca que los vasos sanguíneos estén dilatados crónicamente y con tan sólo pequeños cambios externos o internos se produzca el rubor excesivo.

6. En el caso de emociones, estas tendrán que ver con la Fobia Social o miedo a ser el centro de atención o relación, sintiendo el individuo en esos momentos desconfianza, miedo o temor a ser juzgado o valorado. A veces esta valoración puede ser tanto negativa como positiva (los halagos también pueden producir rubor.) También puede deberse a una situación de verguenza, humillación o ansiedad, incluso sin presencia activa de personas que racionalmente sepamos que van a minusvalorarte o avergonzarte (por ejemplo un familiar que sabemos que nos quiere.)

En el caso de la verguenza,  ésta es muy subjetiva y a veces creencias equivocadas, ideas exageradas (perfeccionismo) o una educación rígida cuando eramos pequeños pueden bastar para desencadenarla por cualquier tipo de pensamiento asociado a la situación que pensamos es humillante.

Por todo ello y visto en profundidad, mis pacientes relatan en ocasiones una eritrofobia sin necesidad de fobia social , es decir, simplemente por el miedo al miedo, por el miedo al descontrol de sus propios cuerpos y mentes.

La eritrofobia es pues un problema complejo que debe ser tratado de manera integral y sobre todo, yendo al origen y empleando técnicas adecuadas pero sencillas de curación.

Los Problemas Derivados del miedo a sonrojarse pueden resultar a su vez en fobia social (si antes no se tenía), hiperhidrosis, agorafobia (miedo a salir a la calle) ansiedad o cuadro depresivo asociado. Todos ellos son tratados en el consultorio de Fobia Social. Para más información, contacta conmigo y estaré encantada de ayudarte.

Por último, para una curación profunda, permanente y sobre todo, rápida, recomendarte en el caso de Eritrofobia el Tratamiento que expongo en mi manual Combate tu Eritrofobia.